Villarreal

No pudo ser. El Villarreal, que lo intentó con más corazón que precisión, cayó 0-1 a manos de un Olympique de Lyon que no vio peligrar en ningún momento la eliminatoria. Los de Calleja se despiden de la Europa League justo el día que cumplían 100 partidos en la competición continental. Los franceses, por su parte, corroboran su condición de candidatos al título.
Los locales saltaron al césped del Estadio de la Cerámica con dos caras nuevas en su once con respecto al partido de ida: Bonera entró por Víctor Ruiz en el eje de la zaga, y Javi Fuego por Samu Castillejo en la medular. Por parte del Olympique de Lyon, también fueron dos las novedades en el equipo titular: Ferland Mendy cubrió la baja por sanción de Marçal en el lateral izquierdo y el holandés Memphis Depay salió de inicio en detrimento de Aouar.
Empezó el Villarreal moviendo el balón de lado a lado, con pausa, mientras el conjunto francés esperaba agazapado, metido prácticamente en su campo y esperando a robar el balón para salir a la contra. Su planteamiento era claro: defender la más que previsible ofensiva inicial de los amarillos para conservar la ventaja de la ida e intentar sorprender con la velocidad de Traoré, Mariano y Depay.Descubre las camisetas de Fútbol de las selecciones del mundial 2018,llevatelas al mejor precio
Los de Calleja presionaban en campo contrario, pero Tousart y Ndombèlé, muy bien posicionados y ofreciendo apoyos a sus centrales en todo momento, conseguían dar salida a la pelota. El primer disparo fue de los visitantes, con un centro chut de Mendy que Asenjo desvió a córner. El peligro llegaba por las bandas.
Rodri y Trigueros buscaban sin éxito los desmarques a la espalda de Carlos Bacca y Enes Ünal, pero la defensa francesa demostró una gran concentración en todo momento. El Villarreal no lograba combinar con precisión en tres cuartos de cancha, pese a contar con el apoyo constante de Mario y Jaume Costa por las bandas.
Precisamente de las botas del lateral, tras una gran acción individual, y de Enes Ünal, más activo y participativo que Bacca en la línea de ataque, nacieron las ocasiones más claras del Submarino en el primer acto. Pese a sus esfuerzos, los locales se fueron al descanso sin cumplir su objetivo primordial: marcar al menos un gol para meterse en la eliminatoria.
Calleja dio entrada a Castillejo tras el descanso y dejó en el banquillo a Fornals. El malagueño no tardó en sacar a relucir su brillante zurda. Un potente disparo de Mario Gaspar, que se sumaba continuamente al ataque, envalentonó a los locales, conscientes de que sólo les quedaban 45 minutos para tratar de marcar dos goles. El equipo galo, mientras tanto, se mantenía sólido en defensa y veía cómo el tiempo corría a su favor.Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Ni la entrada de Cherishev al campo, incisivo siempre que entró en acción, ni de Raba, fueron suficientes para abrir un hueco en la rocosa defensa de los de Bruno Génésio, que empezaron a llegar con más peligro conforme avanzaban los minutos. Bonera sacó bajo palos un disparo de Fekir, que había regateado previamente a Asenjo. En la segunda jugada, Depay tampoco acertó a rematar el flojo rechazo de Bonera.