El Cocktail

Yo creo que alguien destaco por encima en los 90 min y ese fue Roque Mesa, sobre el se sustento la defensa y el equipo sevillista para que Ever cogiera la pelotita y pudiera conectar pases entre el medio-centro y tres cuartos. Roque fue el que cuando había que ponerse el guante lo hacia, y sacaba la bola creaba triángulos, (nunca me cansaré de ver con que facilidad crea lineas de pase). Pero cuando había que embarrarse y robar, subir la intensidad del choque, no le importaba ponerse el mono y sustentar las acometidas de Fabián, Joaquín y Boudebouz especialmente en la segunda parte.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El Sevilla diría que construyó un partido desde Roque Mesa para enfocarlo hacia Ever Banega y este creara juego.
PD: el partido de Nolito fue de lo peor que he visto en la temporada, no se iba, no pasaba, no definía, no centraba….
Que pena el ostracismo de Roque Mesa con Montella. El centro del campo que conforman él, N’Zonzi y Banega es una delicia y además son tres futbolistas que se complementan muy bien en sus tareas, la única pega es que quizás se queda algo corta la mediapunta pero aún así el francés tiene cierta llegada y Sarabia te aporta juego interior.

Me gustó bastante el partido del Sevilla. Me esperaba otro escenario distintinto, más batallador y quizás más contragolpeador en general, quizás ese era el plan pero el tempranero gol bético modificó el escenario. Con el hándicap del tanto en contra hubo mucha cabeza y sangre fría para ir desnivelando poco a poco el encuentro.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Una pena la endeblez en la portería, junto con la falta de gol del equipo en general han sido los principales lunares de a temporada.
Sobre el papel, llamó la atención que en el once visitante no estuvieran ni Ben Yedder ni Muriel. El Betis es un equipo que, más allá de haber conseguido solucionar muchos de los problemas vistos durante la primera parte del curso en los primeros pases, sigue asumiendo riesgos en la salida de balón, y repetir la fórmula que vimos ante el Real Madrid con el francés y el colombiano formando una doble punta podía parecer lógico. Por un lado, para forzar a Bartra a un pase incómodo, y por otro, si se permitía al Betis asentarse en campo rival y se buscaba después un ataque directo en el que un delantero chocase y el otro corriera, con el consiguiente espacio que se hubiera generado.
Sin embargo el once del utrerano estaba claramente destinado a dividir la posesión, y la sorpresa mantuvo incómodo a Setién en todo momento. Sin pelota, el 4-4-1-1 con Banega sobre Javi García, y Roque Mesa y N’Zonzi sin permitir recibir de cara a Guardado y Fabián, limitó mucho el juego interior bético. Además, Nolito y Sarabia evitaban el pase hacia fuera a los carrileros verdiblancos, lo que provocó que Joaquín y Sergio León fuesen los más perjudicados, más allá de los contactos puntuales del primero que, como es habitual, rebosan talento.
Con Sandro como lanza parecía obvio que el plan estaba enfocado a forzar la pérdida al obligar al Betis a buscar a Joaquín en una línea posterior con un pase más directo y lanzar rápido al canterano blaugrana, pero lo que vimos en el primer acto fue una pausa que desquició al Betis. Cuando el Sevilla recuperaba, Banega se ocupaba de la recepción por detrás de lo que en un principio parecía ser un doble pivote, y el argentino era capaz de vislumbrar hasta cuatro líneas de pase de diferente ángulo y altura: N’Zonzi, Roque Mesa, Sarabia y Nolito ocupaban todo el carril central de forma muy armoniosa, y a partir de ahí el control pasó a ser claramente del Sevilla.