Colombia

de Brasil en 2014, su segunda participación consecutiva en una Copa del Mundo; algo que el combinado cafetero no conseguía desde hace más de dos décadas, cuandoencadenó los torneos de 1990, 1994 y 1998. En la última gran cita, Colombia se destapó ante el planeta como una de las selecciones más estimulantes del continente americano, tras completar una fase de grupos perfecta –haciendo pleno ante Grecia, Costa de Marfil y Japón- y deshacerse de Uruguay en octavos con un gol que para siempre permanecerá ligado a la historia de los Mundiales, por cómo, dónde y en qué momento se produjo. Algo que esta nueva Colombia de José Pékerman, que esta vez sí podrá contar con la presencia de Falcao arriba, tratará, al menos, de volver a alcanzar.
Todos los artículos de fútbol camiseta,buzos, zapatillas y botas, sudaderas y mucho más
Del sistema 4-4-2 con el que se presentó en 2014, Colombia ha evolucionado hasta un 4-2-3-1 en el que mantiene, como denominador común, la esencia guerrillera del doble pivote. La pareja entre Jefferson Lerma y ‘La Roca’ Sánchez es sinónimo de muchas cosas, pero también análoga de otras tantas. Y entre las primeras, está el hecho de ahorrarle cuantos esfuerzos (defensivos) sean posibles a James, Cuadrado, Falcao y Uribe. Aunque esto, a decir verdad, conviene ser realmente matizado. Tan cierto es su indiscutible despliegue a lo largo y ancho del mediocampo, como que, para una Colombia que acostumbra a vivir para y por contextos de un ritmo muy alto, tanto el del Levante como el del Espanyol no son, en realidad, dos futbolistas que destaquen por sus dotes creativas. Algo que, por otro lado, exige a James –que debe bajar para recibir de Sánchez y/o Lerma o de Mina, directamente- un esfuerzo extra para entrar en contacto con el esférico lejos del área.
Camisetas y equipaciones de la La Ligue 1 francesa: Paris Saint Germain, AS Mónaco, Marseille.
Así las cosas, James Rodríguez cuenta con una libertad total para moverse entre líneas. De esta forma, en fase de salida, es algo muy común que, cuando Yerry Mina (central derecho) conduce con su balón pegado al pie, Lerma y Sánchez se posicionen de forma que, con Arias bien abierto y Cuadrado por dentro o por fuera, James reciba en una (teórica) posición de interior diestro. Ahora bien, esta es una estrategia que, de tanto y tantas veces repetirla, le obligará a Pékerman ir realizando ciertos ajustes sobre la marcha; con tal de que James compense, de alguna u otra forma, sus intentos por hacer que Colombia sea agresiva desde el esférico, y no de los espacios. Pues aquí está el verdadero quid de la cuestión: a pesar del gran derroche al que se verá sometido James, Colombia tiene que encontrar la manera de arrimar al del Bayern de Múnich a su hábitat. Y en esas, tanto Cuadrado como Falcao son absolutamente claves.
Una gran parte de las opciones cafeteras –como no es de extrañar- pasarán por la cabeza y las piernas de Radamel Falcao. El de Santa Marta, que ya se perdió la de Brasil en 2014 por una grave lesión de rodilla, participará, a sus 32 años, en su primera Copa del Mundo.